miércoles, 5 de junio de 2013

LAS CLASES DE ÉTICA

  Este año, hemos tenido por primera vez Ética. Yo creía que iba a ser una tontería y además, una asignatura muy aburrida pero, me equivocaba.

  A punto de terminar el curso, te das cuenta que ha sido una de las únicas asignaturas en la que todas las personas están calladas y atendiendo, cosa que se agradece. Yo creo que es porque el profesor nos hace participar en clase, utiliza ejemplos basados en la vida cotidiana, nos hace reír un rato… Y además, se aprende, ya que explica varias veces el tema, incluyendo dibujos si es necesario, y si no lo entiendes, lo repite de nuevo con otros ejemplos para que quede claro todo el contenido.

  Respecto a los exámenes, en concreto los de las películas, son un poco rebuscados, pero que lo comprendo, porque no es lo mismo ver una película porque quieres que verla para un examen. Los exámenes de opción múltiple me parecen normales ya que con mirar los apuntes un poco el día de antes del examen y prestar atención en clase, lo apruebas. Y, los prácticos, al ser con cuaderno y haberlo entendido tampoco es muy difícil aprobar.

  Creo que es una de las clases en las que más se aprovecha el tiempo y he aprendido muchas cosas de la materia, además de otros tipos de conocimientos generales.


  Por tanto, creo que las clases de la asignatura de ética en este año sí que me han servido para algo y espero que el año que viene tenga como profesor de Filosofía a Enrique. 

FOTOFILO


Serenidad

sábado, 27 de abril de 2013

LA FELICIDAD


  La felicidad es un ente abstracto y cada uno se tiene que definir su propia felicidad. El valor de la felicidad lo marca uno mismo, ya que para algunos la felicidad consiste en los amigos, para otros la riqueza, o cualquier otra cosa.

  ¿Puede haber varios grados de felicidad? Depende de cada uno, para algunos el máximo de la felicidad es hacer lo que quiere, para otros realizar lo correcto, para otros, saber que está haciendo es bien para los demás…

  Si la felicidad fuera numérica, ¿quién llegaría al 100 %? La persona que tuviera más pero, ¿de qué? De dinero ya que nunca se tiene demasiado; de amigos porque es mejor tener dos buenos amigos que siempre están cuando los necesitas a aquel que tiene muchos y cuando los necesitas te fallan; de inteligencia porque a lo mejor el que es más tonto es más feliz porque no sabe lo que tiene él ni los demás y tampoco sabe lo que puede llegar a conseguir; etc.

  “Buscamos la felicidad, pero sin saber dónde, como los borrachos buscan su casa, sabiendo que tienen una.” (Voltaire)

  La felicidad es un ente, que estamos buscando, pero siempre queremos más. La felicidad es momentánea ya que un simple acto te puede hacer ser la persona más feliz del mundo, y en cambio, ese acto puede ser una pequeñez insignificante para otra persona.

  El problema de la felicidad está en lo que uno quiere realmente. Si tus expectativas de la vida ocurren se puede decir que tú sí que eres feliz.

  Por lo tanto, ¿la verdadera felicidad existe? Esa pregunta la debería de responder uno mismo y según sus vivencias, responder. Pero en mi opinión, creo que no porque siempre vamos a querer más de lo que tenemos o podemos conseguir.

sábado, 2 de marzo de 2013

HAZ EL BIEN Y NO MIRES A QUIEN


  Nos encontramos en un pueblo poco comunicado de la provincia de Asturias. En él vive Lucas, un chico de unos 15 años que después de ir al instituto en un pueblo de al lado ayuda a su familia en las labores de la vaquería. Lucas es el encargado de recoger a las vacas de los pastos altos.

  Un día cuando iba a recoger al ganado, en el monte se encontró con un senderista perdido. Llevaba tiempo solitario ya que en una de sus internadas al monte, siguiendo una mariposa se perdió del grupo y los teléfonos no tenían cobertura.

  Lucas le dio la merienda y mientras el senderista se la comía, estuvo explicando a Lucas donde había quedado con los demás senderistas en caso de extravío. Lucas le acompañó hasta el lugar de encuentro, volviéndose más tarde a sus tareas cotidianas.

  Al cabo de unos años, cuando Lucas terminó el instituto, fue a la ciudad a proseguir sus estudios en la universidad. Para él todo era nuevo y se encontraba como perdido, la ciudad era grande para él ya que no estaba acostumbrado a eso y a causa de su incomodidad, no se centraba en los estudios.

  Lucas estaba a punto de tirar la toalla y volverse para su pueblo así que salió a dar una vuelta por el campus. De pronto, vio a un hombre que recordaba a ver visto antes pero no le hizo mucho casi y siguió con su camino. El hombre le paró. Era el senderista perdido al que ayudó. El senderista, asombrado le preguntó que qué hacía por allí. Lucas le contestó que ya no iba a estar más por allí porque se iba de vuelta a su pueblo debido a su malestar. El senderista era el rector y le explicó que dentro de la universidad había varios clubs donde podría integrarse y hacerle más agradable su estancia.

  Unos días más tarde el rector quedó con Lucas para enseñarle los clubs y así éste elegiría uno. Después de la visita, Lucas eligió uno que le gustaba bastante. El rector insistió en que si necesitaba algo de él que no dudara en llamarle, que haría todo lo posible para ayudarle.

  Al final, gracias al rector, Lucas prosiguió con éxito sus estudios, logró integrarse y promovió una sección dentro de la universidad para ayudar a las personas que vinieran de fuera.


NOTA: En esta historia los valores morales son la bondad, la generosidad y el agradecimiento y aparecen en el párrafo 3º y último (la bondad y generosidad) y en el párrafo 5º (agradecimiento por parte del rector).

sábado, 2 de febrero de 2013

TRADICIONES


  El término de tradición se define como conjunto de conocimientos, doctrinas, relatos, ritos o costumbres de un pueblo o colectividad.

   Cada persona juzga según sus valores morales, por lo tanto si conocemos una cultura nueva y hacen cosas que nosotros no haríamos o que nuestra sociedad lo ve mal, para nosotros, ellos son malas personas. Pero no nos damos cuenta que nosotros también hacemos cosas irracionales y que si otra cultura lo ve, dice que estamos locos. Por ejemplo, en un capítulo de ‘Perdidos en la ciudad’ llevaron a una tribu a ver una corrida de toros y no entendían como podíamos hacer eso con unos animales.

  Hay un montón de culturas muy diferentes y aunque nos parezca mal o bien lo que hacen, hay que respetarlas, ya que conocer más culturas nos da más riqueza, hablando culturalmente.

  En cuanto a respetar todas las tradiciones creo que mientras no te falten el respeto, sí. Si hacen un rito con una persona y esa persona va a sufrir, mientras que esté de acuerdo y lo permita bien, da igual que sufra o que no.

  Por ejemplo, la tradición de mi pueblo es hacer una fogata por los quintos y en otro pueblo, hacer un desfile de moros y cristianos. Hay a gente que le puede parecer bien o mal, si les parece bien pues se pueden unir o cualquier cosa y si les parece mal no pueden hacer otra cosa que respetarles.

  El ejemplo de los pueblos era para ver que aunque estemos acostumbrados a eso, a la gente le puede parecer bien o mal.

  Creo que cuántas más tradiciones conozcamos mejor, después ya podremos decir si nos parece bien o mal. 

domingo, 2 de diciembre de 2012

LO IMPORTANTE, LA PERSONA NO LA RAZA


  El racismo se define como tendencia a exaltar la raza o el grupo étnico propios, considerando como inferiores los demás.

  Como sabemos todas las personas somos iguales. Con esta frase queremos y debemos saber que ninguna persona es mejor que otra, nadie es superior. Hay personas superiores en diferentes campos, ya sea en ciencias, en arte, en deporte, en cualquiera, pero esto no depende de qué color sea tu piel, de donde naciste o de dónde has ido en tus últimas vacaciones. Las personas dependen de cada una misma para hacer los diferentes actos de su vida.

  Ahora existe una discusión si hay diferentes razas. Si hablamos de perros se puede entender, ya que si quiero un perro grande escogeré a un mastín, si quiero uno pequeño un chiguagua y si quiero uno agresivo un pitbull. Las diferentes razas de perros varían, hay mucha diferencia en apariencia.

  En cambio, en un ser humano y otro puede haber de diferencia la altura, más o menos iguales (hay personas de más de 2 metros ya sean chinos, negros, blancos o rojos). Lo único que nos diferencia en las diferentes razas de humanos son los rasgos de color de piel,  la forma de los ojos y algunas cosas que estudian los paleontólogos y que ellos sí que saben, y que  el ciudadano de a pie no.

 Vemos a dos persona por la calle y decimos deben ser polacos: son rubios, con tez blanca y además hablan entre ellos de otra forma diferente a la mía. Ellos son iguales que cualquier otro, tienen que comer, tienen que beber y se divierten. Yo creo que en todas las razas hay algo que siempre es común, la risa. Es un JAJA y se enseñan los dientes. Eso es lo más importante.

  Las personas se diferencian por su forma de ser, no por ser de aquí, de allí o de allá.

domingo, 21 de octubre de 2012

LA CRISIS COMO PESCADILLA



  Desde que empezó la crisis en 2008 no se ha visto mejora y ha habido un montón de subidas como el IVA lo que conlleva a la subida de la luz, del gas, los productos de primera necesidad, etc.
  A lo largo del día se escucha en los medios de comunicación, en la calle, casi en cualquier lado, que la crisis no mejora, que cada vez hay más recortes, más paro y que los jóvenes de hoy en día y las futuras generaciones nos tendremos que ir a otros países tanto a estudiar como a trabajar.
  Los recortes están afectando mucho, por ejemplo, hay personas que han perdido su casa y aunque les han embargado la casa la tienen que seguir pagando; en educación cada vez hay menos profesores y por lo tanto más alumnos en las clases, cosa que no nos beneficia; en sanidad los jubilados, que antes no pagaban las medicinas, ahora sí que tienen que pagarlas. Y menos mal que a la subida del IVA no han quitado la “subvención” en medicinas para los diabéticos, las personas con migrañas…
  Cada vez quitan más ayudas y hay menos trabajo y hay personas que lo están pasando muy mal.
  Pienso que ahora tendrían que pensar un poco más en los ciudadanos y antes no deberían de haber invertido tanto en el ladrillo porque por ejemplo, el trabajo de albañilería estaba sobre valorado económicamente ya que había mucha demanda. Estas personas, los que siguen trabajando en ello, no les pueden pagar tanto como antes por lo que tienen mucho menos gastos y generan que las demás personas muevan menos dinero.